Agosto 17, 2017, 01:31:47 am

Autor Tema: Para el Archivo: Prólogo  (Leído 1490 veces)

Desconectado Maik

  • Maiknamaik
  • Hippi de Nivel 22.
  • *
  • Mensajes: 809
    • Ver Perfil
    • Awards
Para el Archivo: Prólogo
« en: Septiembre 05, 2014, 09:26:13 pm »
PRÓLOGO

Era una fresca mañana de Verano, los indicios del Otoño eran cada vez más comunes, Maik McElin golpeaba con fuerza la dura superficie de un peñon helado. El trabajo constante y repetitivo lo reconfortaba, despejaba su ser y se sentía en paz con Server y consigo mismo. La piedra dejaba aristas a la vista, una detras de otra, iban saliendo constantemente. El pico era bueno, Maik trabaja a gusto y aún le quedaría por trabajar bastante más.


Zego se encontró con el Comodoro Escoly a la salida de Villatoni, estaba preparando madera para la construcción de su nueva nave 'El mar de Bilis'. Se frotó los adormilados ojos y bostezó a la mañana.

- ¿Adonde vas tan de mañana Zego? ¿Aviso de Grieffer?

- No tienen señal de Maik desde ayer a la mañana en la central, están preocupados.

- ¿Es un problema? Todo user desparece de vez en cuando, según tengo entendido no es un sistema 100% preciso.

- En el caso de Maik, puede ser preocupante. No es que vaya a seccionar por la mitad Server, aunque ya lo intentó una vez. Mejor saber qué está haciendo. ¿Quieres venir?

- ¡Claro! Seguro que encontramos a ese chalado debajo de un montón de escombros! -A zego no le sitió bien el comentario, sin embargo tampoco era la primera vez que se encontraba a Maik debajo de un montón de escombros. -¿Maiz a desaparecido? -El mote con el cual Toni, había bautizado al veterano picapedrero, no era más que una referencia al carácter agrio del mismo. Hacía falta condimentarlo para poder pasarlo agusto. El alcalde de la localidad que llevaba su nombre se acercaba carretilla en mano, dispuesto a seguir con las reformas de la taberna.

- Eso parece, -conminó Zego.- estará perdido, ya sabes lo mucho que le gusta no decir nada a nadie.-Una tenue luz parpadeó cerca de la cara de Zego.- Oh, ya me han dado permiso para teletransporte... Qué dices, Tóni ¿Te apuntas?  Ya sabes que prefiero viajar en compañía.

- Un día vamos a aparecer dentro de un Chunk, no digo más. -Los métodos de teletransporte rápido no era algo que fallaran, era Magia Admin muy sencilla, sin embargo Toni nunca se fiaba, pero a la vez le atraia.

- Eres un Pestes Toni -dijo Escoly con sorna. Zego sonrió.

Ambos se agarraron al brazo del Ge-eme y un instante después el mundo se desvaneció para dar paso a un lugar nuevo. Toni dió un traspiés y se sentó de culo. Escoly perdio ligeramente el equilibrio y tuvo que poner una mano en un poste cercano para recuperar la compostura. Zego se ergia de pié, tranquilo.

Una pradrera llena de flores y una humilde casita reinando la zona era todo lo que el claro en aquel bosque les ofrecía a la vista. Miro en las inmediaciones de la casa y vió varios Gatos correteando de lado a lado, jugando al pilla pilla y retozando tranquilos sobre la hierba.

Una vez todos estuvieron de pié, se acercaron por el sendero al centro del apacible lugar. Llamaron a la puerta de la casa y unos segundos después se abrió. Dos gatos salieron corriendo al jardín bufando a jugar con el resto. En el fondo de la estancia se veía otro más repanchingado boca arriba.  Una chica de pelo negro, descalza y kimono verde con flores rosas se hallaba en el umbral.

- ¡Hola chicos! ¡Cómo va todo! -El grupo compartió abrazos y gestos de afecto con Tania.

- ¡Hola Tania! -Presidió Zego.- ¡Cuánto tiempo! Oye, en la central se han alarmado un poco. Maik ha desaparecido de dónde habitualmente se esconde. ¿Va todo bien?

- Se ha vuelto a ir. Últimamente hay algo que lo incomoda, por las noches me despierto y lo veo en el alfeizar de la ventana, de pié mirando al horizonte, es algo raro en él, se que algo le pasa pero no me atrevo a preguntarle.

'Gordo' caminaba haciendo ochos, frotandose entre las piernas de Zego. Este dibujó un pescado con su dedo y se lo ofreció. El gato no hizo ascos.

- ¿Sábes hacia donde? -continuó el Ge-eme.

- Antes de irse me dijo de que iba a ir a un lugar frio donde las cosas se conservaran mejor y no hubiera mucha gente alrededor que lo molestara.

- Con eso bastará, muchas gracias.

Zego comenzó a garabatear en el aire curiosas formas, golpeaba allí, trazaba allá. El estudio de la Magia había ido en aumento desde que la escuela de Magia Universal Buckit comenzara a estandarizar hechizos y plug-ins. Asignaturas como Voxel y Wedit, hacían que la Mágia Admin fuera mas sencilla de controlar. Aunque no por ello dejaran de ocurrir accidentes. Tania no se sorprendía, no hacía mucho tiempo que ella dejó su vara Admin a alguien mas joven. Recordó con ternura como Maik apenas si llegó a usarla.

- ¡Lo encontré! -anunció Zego.- Parece que está en un sector no muy alejado de Espaun. Un peñon, es frio y está picando. Todo en orden.

- Para variar. -dijo Tania arqueando una ceja. Se despidió al grupo en el jardín y antes de cerrar la puerta persiguió a 'Traviesa' por el jardín. hasta que se metió en casa.

Para cuando Zego, Escoly y Toni lo encontraron, el peñon había desaparecido. En su lugar se erigía una gran base de Piedra, con dos escalinatas descendentes.

- Ahí está, como siempre, metido en un agujero. Conociendole, no creo que vaya a construir mucho hacia arriba. Dejadlo tranquilo y no os metais con él. Voy a dar una vuelta alrededor no sea que se haya metido en la mina o el sótano de alguien sin querer. No tardaré.

Zego agitó sus botas y se alzó en el aire, garabateaba con el dedo y señales lumínicas salían de sus yemas. Mientras avisaba a la central de que todo estaba bajo control, cogío velocidad y se perdió en las colinas.

La curiosidad de los ruidos y la tardanza del Ge-eme  terminó atrayendo a los dos jovenes adentro de la grieta. Encontraron a Maik picando dentro, varias antorchas iluminaban la amplia estancia. Un candil titilaba y dibujaba la forma de una espalda que picaba una pared alejada de la entrada. Maik gruñia y respiraba con fuerza cada vez que oscilaba su pico por encima de su cabeza.

- ¿Que quereís?- Les interrogo hoscamente el minero, sin parar en su labor.

- Estábamos buscándote, pedazo de trozo de Maiz agridulce. -sentenció Toni.

- Pues aquí estoy, ¿Algo más? - El tono era duro, pero no agresivo. Todos en Villatoni conocían en mayor o en menor medida a Maik. Sabían que el consolidado user tenía sus motivos para hacer lo cualquier cosa. No le
gustaba dejar las cosas a medias y rara vez hacía algo que no tuviera una razón o un significado.

Escoly se adelantó al alcalde Jota. - Pues ya que estamos, podrías explicarnos qué haces aquí, te vas sin decir nada, a un páramo helado y te escondes bajo tierra a picar como un animal.

- Es una despensa. -cortó secamente el minero.

- Un poco grande y demasiado lejos para guardar un par de chuletas de... -¡No he terminado! -vociferó Maik, pico en mano. Paró de picar, se acercó a un cofre cercano y descargó todas las piedras que pudo acarrear, cuando el estrépito de las rocas cesó en la hoquedad, lo cerró, tómo de nuevo el pico y continuó su labor, algo mas tranquilo que antes. - No sirve para preservar comida, sino conocimiento. -ultimó.

- ¿Una biblioteca? - interrogó Toni.

- No exactamente. -intervino de nuevo el masón. - Las bibliotecas, se montan y se desmontan, nacen y mueren, se crean y se queman, apilan y dispersan conocimiento. Lo que entre aquí, no debe salir de nuevo. Intento construir un archivo.

- ¿Para qué? - cuestionó Escoly.

Maik McElin decidió tomar un descanso, se apoyo en una piedra y sin darse la vuelta, relató:

"La misión de este archivo será contar a las generaciones venideras lo sucedido aquí.

 Estamos en la 7ª era de Server. y yo tengo consciencia desde la 3ª. ¿Sabeis qué tienen todas en común? Todas terminan.

Y con el fin de la anterior, da lugar el comienzo de una nueva. Tenemos formas para salvarnos de ello, tenemos metodos para trasladar Server y a todos los users. Ahora al menos lo hacemos de manera segura, antes
de vernos al vórtice de los Chunk o del Grieffer.

Sin embargo, cuando miramos adelante con esperanza, nos olvidamos de mirar atrás con tristeza. Se ha perdido demasiado por el camino: Valinor, Aleria, Puerto Espaún, Edron.... Comunidades enteras como Fort Tesse, Melocotown, Monemvasia, Pixland, Ala-Sbirriah.... sueños, proyectos, ideas brillantes, artilugios rudimentarios pero increibles, users y amigos, Admins y Ge-emes. Y lo peor de todo, la historia de muchos y de mucho.

El Caos va ligado al caos. Yo mismo he perdido mucho por el camino, no estoy dispuesto a dejar que vuelva a suceder, conservaré tánto como pueda, preservaré tanta historia como pueda almacenar, aqui dentro, y para eso, haré este archivo tan hondo y grande como así lo requiera."

Tómo el picó y continuó con el trabajo. Los jóvenes users callaban. Apenas a unos bloques de la superficie, los ecos del pico resonaban en el hueco excavado y en los corazones de todos.

El joven alcalde rompió el silencio.

- ¡Estás loco! Server ahora es más estable, la dimensión ha cambiado, podemos viajar a nuevas tierras en busca de recursos sin sacrificar nada de lo que tenemos. La Bedrock es dura y fiable, el Grieffer dejó de perseguirnos hace eones. La última vez que algo de todo 'eso' ocurrió, fué por la propia necesidad del mundo, Notch lo hizo mejor, tenemos más y mejor variedad, pasarán generaciones hasta que Server requiera otro exilio, todos...

Exilio. Fué aquella palabra la que cómo un látigo golpeara al viejo masón en la espalda, haciendo que su labor frenara en seco con un ruido sordo de pico, interrumpiendo todo en aquella estancia. Como un autómata sin energía dejó caer el pico al suelo, el sudor de sus hombros recorría sus brazos y su espalda, mechones de pelo se rizaban en su nuca, agolpados por el intenso trabajo.

Maik se giró lentamente, salió de la oscuridad, tomo el candil y lo levanto hasta iluminar su rostro. En ese momento el joven comodoro y el alcalde pudieron leer la historia perdida de la que aquel loco hablaba, en cada arruga en su rostro. La mirada viva y llena de esperanza que estaban acostumbrados a ver en aquel rostro afable y gruñon se había tornado en dos cuencas vacuas, como de alguien que dirige la mirada hacia el mismo Nether y contempla el mayor de los horrores conocidos.

- No lo entiendes muchacho. Siempre pasa.
« Última modificación: Septiembre 05, 2014, 11:19:17 pm por Mike »

Desconectado Maik

  • Maiknamaik
  • Hippi de Nivel 22.
  • *
  • Mensajes: 809
    • Ver Perfil
    • Awards
Re:Para el Archivo: Prólogo
« Respuesta #1 en: Septiembre 05, 2014, 11:17:04 pm »
hueco reservado para DLC

Desconectado toniujota

  • toniujota
  • *
  • Mensajes: 112
  • Soy casi un veterano!
  • Awards Miembro del Gremio de Constructores
    • Ver Perfil
    • Awards
Re:Para el Archivo: Prólogo
« Respuesta #2 en: Septiembre 05, 2014, 11:18:18 pm »
Muy bueno Maiz, estoy ansioso de ver como se desarrolla todo esto. Tendremos que vivir aventuras para archivar

Desconectado Escoly

  • Escoly
  • *
  • Mensajes: 372
    • Ver Perfil
    • Awards
Re:Para el Archivo: Prólogo
« Respuesta #3 en: Septiembre 05, 2014, 11:22:06 pm »

Desconectado Drzego

  • Drzego
  • *
  • Mensajes: 8073
  • Nej men oj då!
    • Ver Perfil
    • Awards
Re:Para el Archivo: Prólogo
« Respuesta #4 en: Septiembre 06, 2014, 08:06:16 am »
No sé muy bien dónde he acabado yo al final de la historia... Habrá que esperar a la segunda parte imagino.

Me ha gustado la historia, con detalles así esperando, da ganas despertarse.
         

Desconectado TheSakiLOL

  • TheSakiLOL
  • Mensajes: 372
  • Con sentidiño
    • Ver Perfil
    • Awards
Re:Para el Archivo: Prólogo
« Respuesta #5 en: Septiembre 06, 2014, 05:38:52 pm »
Ya tenemos ganador para el Premio Cervantes.